Latest Entries »

Share

piedra del sol

NO ES ADIVINACION NO ES HOROSCOPO. ES LA LECTURA DE LAS ENERGIAS QUE ESTAN PRESENTES EN TI Y TE CARACTERIZAN

El conocimiento de las energías cósmicas universales que se conjuntaron en el momento de tu nacimiento!!

Que es Tonalamatl?

Muchos de nosotros hemos recibido de nuestros padres un nombre que no nos ha significado un vínculo con todo

lo que nos rodea, hablando del Cosmos, la Tierra y de las manifestaciones de la vida en nuestro maravilloso

planeta. En la gran Tenochtitlan, cuna de la civilización Azteca, cuando un nuevo miembro ingresaba a la comunidad era

presentado ante el “Tonalpouhque” que era aquella persona que conocía la dinámica del tiempo y las energías que

se manifestaban en cada elemento del calendario en un día determinado.

El “Tonalpouhque” era un conocedor de los “Amoxtin” o libros sagrados, hoy conocidos como códices. En estos

“Amoxtin” se plasmaban las energías y los acompañantes siderales, terrenales, diurnos y nocturnos que se

manifiestan en la cuenta del tiempo. A este conjunto de elementos se les da el nombre de “Tonalamatl” que es la

cuenta de las energías sagradas de nacimiento.

Con base en el “Tonalamatl” era que se le asignaba el nombre al nuevo miembro de la comunidad y a los padres se

le hablaba de su destino en cuanto a las habilidades que podía desarrollar por las energías que lo acompañaban

desde su nacimiento.

Partiendo de nuestra herencia sagrada es como hemos llegado a conocer que cada uno de nosotros es

acompañado de determinado conjunto de energías que son impregnadas en nosotros el día en que se asoma al

mundo nuestra vida. Conocer nuestras sagradas energías de nacimiento nos permite conocer mas de nosotros

al saber con qué energías estamos conectados y también saber cuáles son las características de personalidad que mas debemos pulir para  ascender un peldaño en nuestro camino evolutivo.

En estos tiempos en los que se ha hecho evidente la falta de conexión con el cosmos y con la Tierra es tarea fundamental que

comencemos a  formar un verdadero rostro y corazón. Es el tiempo en el que cada uno de nosotros necesita recibir su nombre

cósmico y comience a vibrar con él  para reintegrarse a la búsqueda de sí mismo y de lo que nos rodea.

Hoy día existen los “Amoxtin” o libros sagrados para que con ellos basados en nuestra fecha y hora de nacimiento conozcamos

nuestras  venerables energías de nacimiento y saber cuál es nuestro verdadero nombre, el nombre cósmico. Vibrar con él nos lleva a reencontrarnos de una  manera mas armonizada e integrada con todo lo que nos rodea.

PARA REALIZAR TU LECTURA CONTACTAR a: ABUELA GLORIA TEL 5382868 – 3113222651 -3155727540 – teokalicasadelespiritu@gmail.com

EL ESTUDIO TIENE UN COSTO DE $75.000 PARA ENTREGAR EN TEOKALLI SANTA ELENA, O DE $85.000 PARA ENTREGAR EN MEDELLIN.

SE ENTREGA PERSONALMENTE, EL ANALISIS DE LA LECTURA Y LAS IMAGENES DE LOS CODICES EN CD, O SI ESTAS FUERA DE MEDELLIN, SE TE ENVIA POR EMAIL o MENSAJERIA ADICIONANDO EL COSTO DEL FLETE

Share
Share

mujer lechuza

SOLO MUJERES (DE TODAS LAS EDADES, CON O SIN LUNA)

DOMINGO 28 DE AGOSTO 9 AM – 5 PM

CIHUATLAHTOCAN – CONSEJO DE MUJERES

(TALLER LOS CICLOS LUNARES)

CEREMONIA DE TEMAZCAL Y SIEMBRA DE LUNA

 

“Y Dios me Hizo Mujer, de pelo largo, ojos, nariz y boca de mujer.
Con curvas y pliegues y suaves hondonadas y me cavó por dentro, me hizo un taller de seres humanos. Tejió delicadamente mis nervios y balanceó con cuidado el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre y me inyectó con ella para que irrigara todo mi cuerpo; nacieron así las ideas, los sueños, el instinto. Todo lo que creó suavemente a martillazos de soplidos y taladrazos de amor, las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas y bendigo mi sexo” Gioconda Belli

Este domingo, como preparación para la Luna Nueva del jueves 1 de sept., te invitamos a compartir con nosotras el Taller Ciclos Lunares, la Siembra de Luna y el Sagrado Temazcal, después del cual compartiremos un alimento especialmente pensado para ti.

Esta actividad es para mujeres de todas las edades, con o sin luna (periodo menstrual), incluye el alimento y las memorias, su costo es $52 mil pesos únicamente, excepto menores de 10 años

El cupo es limitado, realiza tu inscripción oportunamente.

ABUELA GLORIA NANANTZIN ATEKOKOLLI

TELS 5382868 – 3155727540 – 3113222651

TRANSPORTE PERSONALIZADO DON ORIOL 3122068255

Share
Share

Capitulo XII – Mosaico de Turquesas – Maestro Arturo Meza

IPALNEMOHUANI

VIDA Y ARMONIA

Otro de los nombres de Ometeotl cuya etimología nos interesa desglosar es el de Ipalnemohuani, sustantivo que generosamente se toma como sinónimo de Tloque-Nahuaque.

Ipalnemohuani es en realidad, la función dual que genera a los seres vivientes, los alguien, los seres vivos de todas las especies que viven en la Tierra, su vida es propiciada por los elementos vivificadores de la Naturaleza como la lluvia, el sol y el viento sobre la falda de Tonantzin, nuestra madrecita.

Para conocer la función implícita en el nombre de Ipalnemohuani, reafirmamos que el concepto global de Tezcatlipoca es el resultado de la acción conjunta de los tres: Yayauhqui, Tlatauhqui y Texouhqui.  Los tres son el concepto que existe por sí mismo, por sí mismo se genera se inventa pues tiene la cualidad de ser Moyocoyani.

En cambio, Quetzalcoatl, el Tezcatlipoca blanco, existe por la acción de los tres Tezcatlipoca, creando, por medio de la actividad y el orden, en la materia, en el mismo tiempo-espacio, a Quetzalcoatl como la Serpiente Hermosa de la vida. Si Ometeotl es Tezcatlipoca, también es Quetzalcoatl y como tal, genera a los seres, por eso recibe el nombre de Teyocoyani, el hacedor o inventor de los seres, y existe por la acción de los tres Tezcatlipoca, quienes en la narración mítica son los hermanos de Quetzalcoatl.

A esa acción plural se le llama Ipalnemohuani, como dice Fernando Alva Ixtlilxochitl en las palabras atribuidas a Nezahualcoyotl en las que reconoce que Quetzalcoatl es originado por la acción conjunta de los Tezcatlipoca.

-Ipalnemohuani como ya hemos constatado, ha sido traducido desde el siglo XVI como el dador de la vida en lugar de buscar una traducción más literal y sobre todo más lógica como aquello que nos da la vida en la cual se reconoce la acción plural de Tezcatlipoca originando a Quetzalcoatl.  En realidad el dador de la vida es similar al concepto hebraico, de un creador de género masculino muy lejano del concepto autóctono. –

Reconocemos que la interpretación, como la que se expuso en el ejemplo anterior, fue elaborada por mentalidades ligadas a los conceptos religiosos que en el transcurso de los siglos han querido o tenido necesidad de encontrar en la filosofía autóctona al dios judeo-cristiano; el último sacerdote católico que dio una gran difusión a esta traducción fue Ángel Ma. Garibay y posteriormente, quienes han seguido su escuela en la actualidad.

Ipalnemohuani como El dador de la vida es una traducción rebatida por habitantes de la lengua náhuatl a quienes hemos pedido su opinión tanto en la Sierra norte de Puebla como en la Sierra de Hidalgo.

En estos lugares nos han asegurado que es más razonable la referencia que hicieron los Tlamatini ante los doce primeros frailes llegados tres años después de la rendición de la ciudad de Tenochtitlan en 1524 al ser inquiridos sobre sus fundamentos filosóficos. En el párrafo siguiente subrayamos la pluralidad del concepto Ipalnemohuani.

yehuantin teteo ipalnemohua yehuantin

techmaceuhqui… ca yehuantin techmaca

… auh ixquich yn yoani, in cualoni ipan

tonacayotl, intlayolti in etl in huauhtli,

in chian…. In atl, in quiahuitl inic

tlamachihua tlalticpac

 

ellos los generadores, son aquello por

lo que se vive, ellos nos hacen merecedores

ellos nos dan… todo cuanto es de beber y

comer para nuestro cuerpo, el maíz, el frijol,

el amaranto, la chía… el agua, la lluvia,

por las que se produce todo sobre la tierra

 

De ninguna manera puede ser casual que en párrafos como el presente se muestre acertadamente que Ipalnemohuani se deriva de una acción plural como es la interacción conjunta ya demostrada de los integrantes del Tezcatlipoca cósmico que reafirmamos, con un cuadro que contiene espacio, tiempo, materia y movimiento, generando la vida y todo aquello que la sustenta para dar solidez a un Quetzalcoatl Teyocoyani.

                           CUADRO TEZCATLIPOCA QUETZALCOATL

Ometeotl es Moyocoyani en Tezcatlipoca pero también Ometeotl es Teyocoyani en Quetzalcoatl dentro de la ciencia de la energía vital que nutre a todos los seres

A partir de estos fundamentos se identifican los dos conceptos duales desde su origen formando una nueva dualidad integrada por dualidades anteriores:

                                                CUADRO OMETEOTL

 

Son dos fuerzas contrarias formadas por la gravedad y el electromagnetismo; desde lo más profundo de su esencia existe energía dual en los núcleos de todos sus componentes, y como todo lo que se manifiesta en dualidad, son fuerzas contrarias pero, al mismo tiempo complementarias dando forma, substancia y vibración a la totalidad de lo que existe. Fueron desde la antigüedad, simbolizadas como dos formas de energía, dos enormes serpientes que envuelven al Todo materialmente.

Dual en esencia esta conciencia universal rige, equilibra, activa y mantiene el todo en armonía es hacedora de todos los elementos materiales e inmateriales y de todos los seres que existen en la tierra.

 

TEZCATLIPOCA                                  QUETZALCOATL

Ometeotl, presente en la inconmensurable dualidad de Tezcatlipoca y Quetzalcoatl, continúa la labor del pleno desarrollo del origen y de la creación. Volvemos a la “Historia de los Mexicanos por sus pinturas”, refiriéndose ahora a la hechura de la tierra:

…hicieron luego a un hombre y a una mujer,

al hombre dijeron Uxumuco y a ella Cipactonal,

y mandáronles que labrasen la tierra, y que ella

hilase y tejiese y que de ellos nacerían los maceguales

y que no holgasen sino que siempre trabajasen.

 

Aparentemente, Uxumuco es el varón y se trata de una pareja creadora de hombres similar a Adán y Eva del mito hebraico. Respecto al género de estos personajes, el comentarista al Códice Vaticano Ríos, nos da una versión diferente:

 

Hometeule….el cual en opinión de muchos

viejos, engendró con su palabra a Cipactonal

y a una señora que se decía Xumeco que son

los dos anteriores al diluvio los cuales

engendraron como adelante diremos.

 

Esta versión se reafirma en la lamina 21 del Códice Borbónico en donde están Cipactonal y Oxomoco representados por dos ancianos generando la vida en un espacio enmarcado con piedras preciosas que representa al mundo; del marco brota un manantial de agua adornada con joyas de jade y caracoles; el anciano tiene sobre su cabeza un glifo, que identificamos con el primer signo de los días del calendario antiguo, Cipactli, es probable que se refiera al glifo onomástico de Cipactonal. Lleva en su brazo izquierdo un xiquipilli, una bolsa o morral y en la mano un punzón de hueso; en la otra mano eleva un gran sahumerio de brazo, tlemaitl, hacia lo alto en perfecta oposición el agua que desciende en la parte inferior.

La anciana tiene en su mano derecha una jícara de la que ya ha arrojado unos granos que representan la semilla que se siembra y también sirven para predecir el destino de los hombres al caer sobre la tierra formando diversas combinaciones. De la parte superior del marco sobresalen dos cabezas de venado.

cipactonal y oxomoco

De acuerdo al Códice Vaticano Ríos y al Códice Borbónico se puede definir con más acierto el género de esta pareja. Oxomoco es de naturaleza femenina y Cipactonal es masculino, sin olvidar que cada uno de ellos es de naturaleza dual.

En la composición del diseño general, el fuego y el agua en oposición son elementos contrarios, cuando se juntan como calor y humedad, crean las condiciones para que la vida se manifieste; de la unión del agua y del fuego, Atlachinolli en lengua mexicana, surgieron las primeras formas de la vida sobre la tierra, y Atlachinolli en los seres humanos, es la sangre que cuando se calienta nos ayuda impulsando nuestro espíritu de lucha para vencer los obstáculos que se presentan en nuestra vida cotidiana como símbolo de la lucha trascendente, no como símbolo de guerra para buscar prisioneros para el sacrificio….

La lectura del diseño describe el marco de la vida, creada en el entorno donde se manifiestan Cipactonal y Oxomoco con las semillas que producen la flora y las probabilidades del destino de los seres humanos, la fauna es representada básicamente por los venados, el calor que se manifiesta desde lo alto en el tlemaitl o sahumerio de mano y el agua del ameyal que corre por los campos como las joyas que adornan la Tierra.

Como era un tanto difícil intentar conclusiones con esos escasos elementos acerca de lo que representan en la naturaleza Cipactonal y Oxomoco buscamos otras situaciones de lectura análoga en el contexto antiguo acerca de la formación de la vida sobre la Tierra.

Existe una obra escrita en francés llamada Historie du Mechique de Andre Thevet, quien transcribió en ella algunos mitos y leyendas de textos en castellano y de textos escritos con letras latinas en lengua mexicana. Este manuscrito del siglo XVI ha sido conservado en la Biblioteca Nacional de Paris.

En esta obra está consignada una narración mitológica cuyos personajes principales son: Tezcatlipoca, Quetzalcoatl y Tlaltecuhtli- el señor de la Tierra-; la narración a que nos referimos es similar, aunque con otros elementos descriptivos, a la lámina del Códice Borbónico ya descrita, nos ha servido para dejar más clara la identificación de Cipactonal y Oxomoco, y la importancia que tuvieron en la formación de la vida, descartando de antemano el supuesto de que son una pareja creadora de la humanidad como Adán y Eva, como sugieren el padre Olmos y el padre de Los Ríos.

Nos dice André Thevet lo siguiente:

 

Quetzalcoatl y Tezcatlipoca bajaron del cielo a la diosa Tlaltecuhtli…

… había agua sobre la que esta diosa caminaba lo que viendo los dos dijeron el uno al otro,

es menester hacer la tierra.

Y esto diciendo se cambiaron ambos en dos grandes sierpes,

de las que uno la asió de junto a la mano derecha hasta el pie izquierdo,

Y el otro de la mano izquierda al pie derecho.

Y la apretaron tanto que la hicieron partirse por la mitad

y del medio de las espaldas hicieron la tierra

Y la otra mitad la subieron arriba.

 

Debemos notar que aunque el término tecuhtli regularmente sea aplicado al género masculino, en este fragmento es traducido como el nombre de una supuesta diosa de la tierra en femenino, error vigente aún en la actualidad, al describir los últimos hallazgos encontrados bajo la banqueta de la calle de Argentina en el Templo Mayor.

La formación de la Tierra y de aquello que la rodea fue producida, desde esta perspectiva por una gran torsión, al ser partida en dos mitades por dos formas de energía representadas por dos enormes serpientes, el Ometeotl cósmico desdoblado en Tezcatlipoca y Quetzalcoatl.

Otro testimonio lo encontramos en la lamina 9 del Códice Borgia, en el cuadro correspondiente a Ehécatl, en la primera serie descriptiva de los veinte signos de los días del calendario antiguo, sobre la cabeza del regente acompañante de Ehecatl, que en este caso es Quetzalcoatl esta una serpiente cósmica de color rojo partiéndose en dos por el impacto de una gran flecha de carrizo adornada con plumas de águila.

Ehecatl borbonico

 

Del corte brota una explosión del líquido precioso de la vida con un círculo exterior de pequeñas gotas curvadas que dan idea del estruendo producido por el impacto. La parte inferior de la serpiente está acompañada de un chorro de sangre que se bifurca rematando las dos puntas resultantes en flores amarillas con cuentas de jade y de turquesa. La parte de arriba contiene medio cuerpo con la cabeza de serpiente adornada de un hermoso penacho de plumas de quetzal y un espejo de Tezcatlipoca, de la boca surge fuego y humo nebuloso adornado con ojos parpadeantes de la noche, las estrellas, cuyos glifos son las citlaltin. La lectura total del conjunto jeroglífico, parece referirse al impacto cósmico que parte en dos a los componentes de esta gran serpiente de la misma forma que Tlaltecuhtli, señor y señora Tierra, fue partida en dos por las dos energías ondulantes de Quetzalcoatl y Tezcatlipoca.

La mitad de arriba de la serpiente queda en un contexto superior sin dejar de pertenecer a ese todo que es la serpiente original y que está adornada con motivos estelares, análoga a aquella mitad de Tlaltecuhtli de la narración de Thevet que es subida y colocada arriba. La otra mitad de la serpiente tiene el chorro del líquido precioso, la sangre, que en la mayoría de los contextos iconográficos de los códices es el agua preciosa de la vida; en este caso, la lectura nos sugiere que en la parte de abajo va a florecer la vida por medio del agua representada por el chalchihuitl, la cuenta de jade y con el calor celeste que llega a la tierra representado por el xiuhtli de la cuenta de turquesa.

En estos dos ejemplos está el contexto formador de la tierra y de lo que existe arriba de ella que sin ser la bóveda celeste contienen elementos estelares. Precisamente aquí creemos que se encuentra la explicación a lo que representa Cipactonal.

El nombre de Cipactonal es traducido regularmente como la primera luz del sol confundiendo al tonalli con tlahuilli o tlanezi; palabras que se refieren, la primera, a la luz en general y la segunda a la luz que aparece previa a la salida del sol.

El tonalli está relacionado con el calor que nos anima, con la energía que vamos acumulando interiormente y por extensión se usa como sinónimo de ánima o alma y además como nombre genérico para los signos de los días, de ahí que también se confunda con el término ilhuitl que quiere decir día.

El tonalli es la mitad del día que contiene el calor, la luminosidad, el ruido y la actividad. En otras palabras, el tonalli es la fuerza que conforma a nuestro yo activo y que recibimos de la energía cósmica proveniente de las estrellas y también del Sol al retroalimentarnos en nuestra convivencia diaria con las plantas, los animales, las piedras y el medio ambiente en general en donde se acumula el tonalli cósmico.

NOCHE Y DIA BCO Y NEGRO

Tonalli también se le llama a nuestro yo externo que se conforma de todo lo que recibe de alrededor y que se refleja en la actitudes que confieren nuestra personalidad.

Volviendo a la etimología del nombre de Cipactonal, ci pac, se refiere solamente a lo primero, puesto que son evidentes las dos raíces formativas del término, ce =uno, icpac =encima

La traducción más adecuada de Cipac-tonal resultaría asi: tonall reducido a tonal, el calor o energía que nos anima; y ce ipac apocopado en cipac, encima o arriba de lo uno, de lo primero o de lo que es origen.

CIPACTONAL = Calor o energía sobre lo primero o principal

¿A qué se refiere el nombre con lo primero o lo principal y cuál puede ser el calor o energía que inunda a lo anterior cubriendo desde arriba?

Cipactonal en el contexto de lo que es colocado arriba no puede ser algo muy lejano como la Jícara Celeste porque es la mitad de Tlaltecuhtli, tanto en la narración de Thevet como en la lámina 9 del Códice Borgia. Es la mitad de la serpiente que tiene relación tanto con el cosmos como con la Tierra llenando metafóricamente de calor y hermosura a lo que es lo principal o lo primero.

Oxomoco, según el Códice Vaticano Rios y el Códice Borbónico es la otra parte de esta dualidad, es de naturaleza femenina, tiene un nombre intraducible para muchos lingüistas y para no pocos nahuatlahtos aduciendo que es una palabra formada por partículas en una lengua de origen arcaico.

Algunos nahuatlahtos se ha atrevido a intentar la traducción con la etimología actual separando sus partículas de la siguiente forma de derecha a izquierda como se traducen las frases del náhuatl al español:

 

OXOMOCO

O  XOM  OH  CO

 

En primer lugar, desde la derecha, se encuentra un locativo en la partícula co, como si fuese el nombre de un sitio o lugar, luego la sílaba oh, raíz de ohtli, vereda, sendero o camino, después, xom, de xomitl, que significa pie, refiriéndose a lo que deja las huellas, aunque algunos nahuatlahtos nos aclaran que huella se dice iximachiyotl solamente que la raíz etimológica sería ixitl, pie, refiriéndose además de los pies humanos a la parte inferior de las patas de mamíferos y aves; y por último, la partícula o, que se utiliza en la lengua mexicana en el pretérito de los verbos, en este caso estaría implícito el verbo ser en pasado refiriéndose a lo que ya fue.

Juntando todas las partículas no significan nada coherente, para una posible traducción quedarían ordenados los significados de esta manera: lugar de, camino, pie y lo que fue…..

En una ocasión, revisando las descripciones de Tonantzin, Tlalnantzin como nuestra venerable madre, la Tierra, que nos han dado en lenguas autóctonas en varias comunidades, encontramos una del estado de Hidalgo en la que nos describen a la Tierra, in tlaltipac, como el ámbito donde el hombre vive, crece, siembra y hace sus veredas y caminos y termina su tiempo descansando en su regazo. Si a esto le agregamos el pretérito, resulta análogo a lo que podrían significar las partículas que forman el nombre Oxomoco.

Al comparar esta descripción con las narraciones de André Thevet donde una parte de Tlaltecuhtli está formando a la Tierra, y haciendo lo mismo con la serpiente del Códice Borgia en la que la mitad inferior es donde va a florecer la vida, no deja uno de aceptar el nombre de Oxomoco como el sustantivo más arcaico para designar a la Tierra, en un contexto muy lejano en el pasado, y quizá el más importante para el hombre, puesto que le asigna también el calificativo de: lo primero, lo uno o lo principal donde el hombre vive, crece, deja su huella y hace sus caminos:

La conclusión a la que llegamos en este punto es que Oxomoco es Tlalcihuatl: Tonantzin o Tlalnantzin, que en ambos casos designa aspectos femeninos de la Tierra como madre, aunque su origen sea también desde la parte masculina, Tlaltecuhtli.

Oxomoco es dualidad con Cipactonal dentro del contexto de Quetzalcoatl en donde confluye Ipalnemohuani, aquello por lo que vivimos, desde la acción conjunta de Tezcatlipoca.

Juntando la pareja: Cipactonal y Oxomoco, aceptamos a esta dualidad como el ámbito de la Tierra donde la vida florece, rodeada por el calor y la energía que la protege y la envuelve, creando las condiciones para que existan las especies, dejando pasar solo las radiaciones necesarias para que exista lo que existe sobre ella.

Del folio 34, r, del Manuscrito de los Cantares Mexicanos, tomamos el siguiente párrafo:

 

An teopixque in man namechtlatlani,

can ompa ye huitz tehuinti xochitl

tehuinti cuicatl, in yectli on cuicatl…

In zan ca ompa ye huitz in ichan in ilhuicatl itic;

In zan ichanpa ye huitz nepanpan xochitl..

Xochitl imanca chalchiuhxochicalitic

quetzalpoyoncuica zan tzinitzcan

ye xochiticaihuan malintoc nepaniuhtoc,

itec on cuica itec on tlatoa zan quetzatototl.

A los teopixque yo le pregunto

de donde allá, vienen las flores que extasían,

el canto que subyuga, el bello canto…

Solo de allá vienen, de su morada

desde lo profundo del cielo,

solo de allá provienen las distintas flores…

las flores se extienden, desde

el interior de la casa del jade florido,

su fragante hermosura solo se compara

con el plumaje del tzinitzcan

están floreciendo, se entrelazan,

se entretejen, desde dentro de ellas,

canta y gorjea el ave hermosa.

 

Con los pies en la tierra y envuelto en el espacio cercano que le rodea, el ser humano percibe los cambios que cíclicamente se suceden en la lejana Jícara Celeste, y los cambios que también se suceden sobre la faz de la tierra.

En este espacio dual donde el hombre vive, se filtran las energías del cosmos y se suceden las estaciones del año, los ciclos biológicos, y ecológicos. A través de esa gran lente que es Cipactonal se observa lo que pasa en el cielo creando la matemática calendárica al ser registrados metódicamente los movimientos estelares de constelaciones y nebulosas, los trayectos de la estrella matutina y vespertina, los ciclos constantes del movimiento de la Luna y del Sol y sobre la Tierra los ciclos de siembras y cosechas, de verdor y de sequia, de lluvias y de intenso frío donde se va tejiendo la trama de la vida.

Leemos en el texto del Códice Vaticano Ríos:

Y mandáronle que labrase la tierra,

a ella que hilase y tejiese…. Le dieron

ciertos granos de maíz para que con

ellos curase y usase de adevinanzas…

Y ansí lo usan hoy en día facer las mujeres

 

Ometeotl como Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl, creó a esta dualidad, que es el escenario donde vivirán los seres humanos.

 

Share